Cómo hacer video para tu página web

como-hacer-videos-en-tu-pagina-web

Los videos se han convertido en la herramienta más eficaz para promover tu página web

Concebido desde un punto de vista comercial, un video debe ser la herramienta que nos ayude a buscar clientes en la red. El hacer un video cumple así con dos objetivos muy precisos:

  • Promover de forma directa o indirecta el negocio que tenemos o el servicio que prestamos.
  • Ofrecer a nuestros seguidores un contenido de calidad que los empuje a acercarse a nosotros.

La lógica es muy simple: ofrecer un contenido interesante que atraiga potenciales clientes a nuestra área de acción y esperar luego que esos prospectos se arrimen a nosotros a fin de lograr, en el tiempo, un intercambio que sea beneficioso para ambos. El hacer un video no es pues una tarea que debamos tratar con ligereza sino, por el contrario, una tarea a la que debemos dedicar nuestros mejores esfuerzos.

A continuación, te ofrezco 9 claves que harán de tu video el arma estratégica que tu negocio necesita:

1-  Comienza con una buena idea

¿Un video sobre que? Para muchos, no hay nada más estresante que tener que hacer frente a esa sensación de nada que tenemos antes de comenzar un proyecto. Sea este tu caso o no, no es una buena idea esperar allí a la musa de la inspiración. Es mucho mejor comenzar el proceso anotando una cantidad de ideas que puedan servir como ese tema de “doble filo” que necesitamos, a saber: un tema que hable sobre lo que nosotros hacemos y un tema que llame la atención de nuestros potenciales clientes. Es pues aconsejable sentarse una vez por la semana o incluso una vez al mes a escribir todas las ideas que tengas con respecto al material que pretendes ofrecer a tus seguidores. Es bueno también tener siempre contigo una libreta de apuntes en la cual vayas anotando las ideas que se te suelen ocurrir justo en los lugares más insospechados. Todo este material será una ayuda invalorable a la hora de empezar a guionizar.

2- Trabaja la estructura del guión

Una vez que te hayas decantado por una idea es hora de empezar a armar la estructura de un guión, es decir, el esqueleto al que le iremos añadiendo, de a poco, la carne. Una vez elegido el tema es importante pues empezar a pensar en las subpartes que tendrá nuestro video y, asimismo, el contenido a poner en cada una de las partes. Estamos hablando aquí de definir una introducción, un cuerpo y una conclusión. En ocasiones uno necesita ser aún más específico, es decir, dividir cada sección en una subsección que podría tener en sí misma un principio, un desarrollo y un final. De manera general, sin embargo, se aconseja no complejizar mucho una idea tratando de abarcar todos sus aspectos posibles.

Un guión bien estructurado es en general un guión fácil de filmar y, desde el punto de vista de los receptores, será también un video fácil de ver y entender.

De manera general las estructuras se parecen entre ellas pero conforman también parte de un estilo muy personal y cada uno puede añadir la pimienta que mejor le parezca a su receta.

Una estructura más o menos típica consta de los siguientes elementos:

  • Un título que llame la atención

Si no somos capaces de crear un título atractivo es poco posible que la gente se digne a ver nuestro video.

  • Un bloque introductorio

Este bloque tiene que ser preciso dado que si empezamos a divagar corremos el riesgo de ser abandonados en el intento (la gente tiene prisa y quiere saber desde un principio si el video puede ofrecerle lo que busca).

La introducción tiene que ser lúdica y relevante para el público al que nos dirigimos. Después del título este es el segundo componente más importante de nuestro video. Las mejores introducciones son cortas y van al grano. Logran captar además el interés del lector ofreciéndoles la promesa de lo que viene.

  • Un cuerpo principal o desarrollo

Procurar que el contenido sea fácil de digerir. Al escribir el guión, se aconseja usar párrafos cortos (dos o tres oraciones por párrafo). Utilizar también oraciones cortas, es decir, evitar las oraciones compuestas. La meta es comunicar, no impresionar a nuestros seguidores con nuestro vocabulario.

  • Una pregunta de cierre que genere debate

No queremos que nuestros artículos sean simples monólogos y deseamos, por el contrario, iniciar una conversación. Uno de los objetivos de nuestros vídeos consiste justamente en abrir un debate que nos permita conocer los gustos y las necesidades de nuestros interlocutores. Además, el incluir una pregunta de cierre es una manera de medir la efectividad de nuestras entregas a través del número de comentarios recibidos.

3 – Emplea un lenguaje coloquial

¿Encuentras que algunos de los videos que ves son demasiado formales? Pues no repitas el error,  salvo contadas excepciones, gran parte de los usuarios de la web prefieren un estilo casual. No queremos hacer videos que parezcan informes económicos. La mejor manera de hacer tus videos digeribles es escribir tus guiones con un lenguaje coloquial. De hecho, el dirigirse al público de manera directa es una buena manera de crear una conexión más fuerte y directa con el.

4 – Ofrece ejemplos concretos

Si has decidido hacer videos sobre ideas complejas, es importante utilizar ejemplos concretos y mejor aún si esos ejemplos provienen de la vida real (estudio de casos) o si son ejemplos que provienen de tu propia experiencia. Los lectores conectan con las historias. Además, cuanto más honesto y transparente puedas ser, mejor.

5 – Usa Imágenes relevantes y llamativas

Estamos hablando de un video y, por lo mismo, las imágenes tienen un papel protagónico. No obstante, no hay por qué obsesionarse con hacer una obra a la altura de un festival de cine. La imagen podría ser simplemente una toma nuestra en la que explicamos calmadamente el contenido de nuestro guión. Si este es tu caso, te aconsejo leer el post : “Cómo hacer una presentación que cautive a tu audiencia”

http://www.plomoenoro.com/como-hacer-una-presentacion/

Podría ser también que nuestro video esté concebido como una serie de imágenes (estáticas o animadas) que se despliegan sobre una voz en off que va guiando el desarrollo del video o, finalmente, un video en el que ni siquiera existan palabras de fondo y sean las imágenes las que guíen toda la narración. En cada uno de estos casos, las imágenes juegan un papel esencial y, por lo mismo, es un tema que prometo ampliar en un próximo post.

6. Muestra creatividad en el montaje

Es hora de subir todo a la máquina y empezar a crear magia. En la mesa de montaje se combinan los textos de nuestro guión, las imágenes que hemos elegido y elementos adicionales no menos importantes como la música o alguno que otro efecto de sonido.

Existen hoy en día muchas alternativas a la hora de montar un vídeo y todo depende de la complejidad que quieras darle a tu proyecto. Creo que la consigna más importante es empezar lo antes posible y no permitir que la tecnología te paralice. Quizás la manera más sencilla de hacer un video sea utilizar programas de presentación como PowerPoint, Prezi o el programa de presentaciones que viene incluido en los documentos de Google drive (si tienes una cuenta en Gmail puedes contar con el).

En un nivel más avanzado podemos ocupar programas como videoscribe (el famoso software en el que una mano va dibujando objetos y esquemas en un lienzo blanco a manera de presentación). Finalmente están los programas de edición profesional al estilo de Adobe Premier, Sony vegas o Edius. En todo caso, la consigna es ir escalando en técnicas y pretensiones de a poco.

7 – Experimenta y no dejes de experimentar

El hacer un video, es un ejercicio, y como en cualquier otro ejercicio, el músculo se desarrolla con la práctica.  Si hacer videos es la vía que has elegido para conectar con tu público y hacer crecer tu audiencia, haz que el hacer videos se convierta en un hábito. Ponte el objetivo de dedicarte plenamente al tema al menos dos veces por semana.

8 – Incluye un llamado a la acción al finalizar tu video

Cuando las personas que te ven hayan llegado al final de tu video explícales de manera directa que es lo que quieres que hagan. Dependiendo del contenido que hubieras desarrollado o de las metas que tengas podrías pedir que dejen un comentario, se unan a tu lista, tomen una acción específica con respecto lo que aprendieron o vean el producto que ofreces a la venta.

9 – Date el tiempo suficiente para divulgar tu video

Si bien la promoción del video no es parte realmente del proceso de construcción del mismo, la divulgación del mismo no deja de ser un punto clave dado que no tiene ningún sentido hacer un video que nadie va a ver.

Envía el link a tus redes sociales y contactos, pídeles que lo divulguen entre la gente interesada y estudia incluso la posibilidad de publicarlo en un blog amigo o en un directorio (citando siempre tus datos y dejando un link a tu página).Eso es todo por hoy. Ya sabes, no hay nada que no se alcance con un poco de práctica y si además haces caso de los consejos que te dejo, el proceso de hacer un buen video será mucho más sencillo.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTANOS!

Mándanos un mensaje y nos pondremos lo antes posible en contacto contigo.

Enviando
logo-footer-Wellaggio diseño web Valencia

©2019 Wellaggio Diseño web.

Los nombres, marcas comerciales, logotipos y símbolos son marcas comerciales propiedad de sus respectivas compañías.

Aviso legal. El uso de este sitio web constituye la aceptación de la Política de Privacidad.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?